María Romero: La mujer que revolucionó a Chile con su estilo hollywoodense

Periodista amante del séptimo arte, dedicó gran parte de su carrera a la revista Ecran, donde comenzó como secretaria y terminó como directora. Supo ganarse un espacio tanto en Hollywood como en el país con entrevistas a personajes que parecían de película, como Marilyn Monroe.

María Romero nació en Santiago el 2 de abril de 1909. Criada en el seno de una familia intelectual y apasionada por la literatura (su hermano Alberto era escritor), tardó en encontrar su vocación profesional y convertirse en periodista.

Al terminar sus estudios secundarios, optó por entrar a estudiar Pedagogía en Inglés en la Universidad de Chile. Tras un par de años en la carrera, decidió dejar la educación superior y comenzar a trabajar.

Amanda Labarca, destacada diplomática y pedagoga chilena que jugó un papel clave en la lucha por el voto femenino en el país, fue la persona que primero la contrató. María Romero fue su secretaria personal y se ganó la confianza de la educadora. A modo de premio, Labarca realizó las gestiones para que Romero obtuviera una beca para un diplomado en Educación Parvularia en el Mills College, en San Francisco, California. Sería este viaje el más importante de su vida y el que definiría su carrera.

Mientras estudiaba, María Romero visita Hollywood, experiencia que la deja fascinada y gracias a la cual es capaz de definir lo que desearía hacer el resto de su vida: escribir sobre cine y espectáculos.

Cuando Romero vuelve a Chile es contratada como secretaria por Luis Enrique Délano, entonces director de la Revista Ecran . Desde esta posición comenzó a introducirse en el mundo del periodismo de espectáculo, haciendo críticas de cine y entrevistas a grandes estrellas hollywoodenses que se publicaban en Ecran.

María Romero construyó una red de contactos y se hizo una fama en el mundo del espectáculo que le permitía entrevistar a figuras que acá parecían inalcanzables, como Marilyn Monroe, Tyrone Power, Walt Disney y Kim Novak, sólo por nombrar algunas. En 1939 asume finalmente como directora de la ya mencionada revista Ecran, donde permanece por 20 años.

Es ella quien convierte a Ecran en la “revista cinematográfica chilena por antonomasia”, en palabras de Jacqueline Mouesca en su libro “El cine en Chile, crónica en tres tiempos” (1997). Ahí relata que María Romero “llenaba páginas con los chismes sobre las ‘estrellas’ norteamericanas y publicaba comentarios de películas de la misma procedencia”.

La periodista Lidia Baltra, quien trabajó en la revista Ecran junto a Romero, resalta que “era muy rigurosa para trabajar y que se preocupaba mucho de la redacción. También se preocupaba de que no hubiera chismes, ni fotos de mal gusto, noticias no comprobadas, ni estrellas de cine muy ‘piluchas’. Era contraria al sensacionalismo” (citado en García Huidobro & Escobar, 2012).

En 1957, María deja la dirección de la revista y se va a vivir a Estados Unidos. Al volver, comienza a escribir columnas de cine en el diario El Mercurio y, posteriormente, trabaja en el noticiero 60 Minutos de Televisión Nacional de Chile, donde tiene un espacio en el que comenta películas. El periodista y profesor UDP Pablo Vildósola señala que “rara vez se le escuchó hablar mal de alguna película. Ella prefería evitar comentar las malas películas”.

María Romero junto a Gene Kelly, protagonista y director de “Cantando bajo la lluvia” (Foto: Terra, tomada de http://deperalilloasantiago.blogspot.com)

El 2010, el desaparecido portal Terra, en su sección de fotorreportajes describía a María Romero como “una ave rara en la alta sociedad santiaguina de comienzos del 1900”. Era tan franca que rayaba en la mala educación. A pesar de ello la salvaba su tremendo sentido del humor y una simpatía sin límites, que a fines de los 70’ la hicieron famosa como “la viejita que contaba el final de las películas en 60 Minutos”.

María Romero era tía de la también periodista Graciela ‘Totó’ Romero, quien la recordaba con ternura y la definía como alguien que se reía todo el día de sí misma. “Mi mamá no me quería mucho. No me entendió nunca. Pero la María fue un gran personaje en mi vida. Era como entre hermana mayor y mamá. Era muy graciosa. Se reía de todo, re contra habilosa. Entró, por la influencia de mi papá, a la revista Ecran como secretaria. Yo la admiraba y la quería a morir”, señaló en el libro “Todos confesos…”, de Marcelo Mendoza (2009)

María Romero falleció el 14 de agosto de 1990. Esta mujer de amigos hollywoodenses fue capaz de revolucionar la manera de hacer periodismo de espectáculos y abrirse paso en un terreno que, en ese entonces, era mayoritariamente de hombres.