El Líbero: innovación liberal

Los drones y los resúmenes informativos por email fueron la carta de presentación de este medio ligado a conocidos rostros de la derecha económica, como Hernán Büchi y Gabriel Ruiz-Tagle.

En la comuna de Las Condes, un departamento antiguo se convirtió en la oficina de uno de los medios digitales emergentes del paísEl Líbero. Las habitaciones fueron transformadas en salas de redacción y de pauta. Los muros fueron pintados blanco y rojo, colores insignia del medio, mientras que en cada uno se plasmó una frase que identifica lo identifica: “El periodista italiano Gianni Brera bautizó como “líbero” al jugador que por su versatilidad podía desplazarse por el campo de juego sin estar obligado a marcar a un rival”, se lee en uno.

El Líbero comenzó a funcionar el 3 de septiembre de 2014 y desde un inicio su línea editorial se identificó con una derecha liberal en lo económico. Sus primeros inversionistas fueron Hernán Buchi (ex ministro de Hacienda durante la dictadura), Gabriel Ruiz Tagle (ex ministro del Deporte en el Gobierno de Sebastián Piñera), Eduardo Sepúlveda (ex editor de Reportajes El Mercurio) y el abogado José Antonio Guzmán. Sepúlveda es además el director el medio.

En términos periodísticos, buscaban entregar información de manera innovadora. Sus fundadores viajaron a Estados Unidos con el fin de conocer medios que se han destacado por sus plataformas digitales, como el  Washington Post PolitiFact. Como resultado decidieron aplicar un modelo de noticias online enfocado en mantener una relación con la audiencia, enviando resúmenes informativos tipo newsletter— sobre actualidad nacional e internacional todas las mañanas vía email. De igual manera, desarrollando secciones enfocadas en distintos segmentos, como para los fanáticos de series, apasionados por las columnas de opinión e interesados en el fútbol.

Una de las mayores innovaciones que presentó El Líbero en sus inicios fue la utilización de drones para sus reportajes, llamándolo periodismo de drones ( LíberoCam). Isidora Schaub, periodista del medio y encargada de esta sección (2015), cuenta que lo que inspiró esta idea fue el eslogan del Líbero que es mostrar “la realidad como no la has visto”. “El periodismo de drones no es para utilizarlo como una segunda cámara como los típicos medios, sino como una filmadora principal que te muestre otro lado de la noticia”, señala Schaub.

“Somos un equipo chico en que todos hacen de todo”, cuenta Isidora Schaub, que además de la sección de drones, está encargada de la  sección de reportajes y a manejar las redes sociales.

Los fundadores de la Sociedad Periodística El Líbero han seguido invirtiendo en el proyecto y según La Segunda, en marzo de 2019 aprobaron inyectar $400 millones. Sin embargo, la propiedad se ha diluido con el ingreso de nuevos socios (nadie tiene más del 20%) y ya suman cerca de 90 accionistas, incluyendo otros conocidos nombres de la derecha chilena (ver nómina, que incluye también muchas sociedades cuyos dueños no están identificados).

Además del aporte de sus socios, El Líbero realiza numerosas actividades que buscan recaudar fondos, desde organizar viajes hasta dictar talleres. También ha iniciado una campaña de membresías a través de la llamada “Red Líbero”, que promete exclusivas y reuniones off the record con su director, entre otras cosas.

Pese a ser el único sitio electrónico que es parte de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), El Líbero no ha logrado posicionarse como medio influyente o que marque pauta con su trabajo periodístico.

*Esta nota fue realizada originalmente en 2015 por Rose Marie Bächler e Ignacio Cepeda y fue actualizada y complementada en 2020.