Capítulo 6: Palabras finales