“Soy Anita Alvarado y punto”


01/01/2002

Artículo publicado en revista Paula que consolidaría a la “geisha chilena” como figura mediática.

La entrevista de la periodista Andrea Lagos a Anita Alvarado para revista Paula fomentaría la imagen de “la geisha chilena” como una mujer de sacrificio y sin tapujos.

Revisa a continuación, de forma íntegra, la nota publicada en revista Paula:

LA GEISHA CHILENA

SOY ANITA ALVARADO Y PUNTO

Cinco millones de dólares le traspasó el japonés Yuji Chida a su mujer chilena. Ahora, él está preso en su país por desfalco. Y ella disfruta la vida -junto a amigos, hijos y parientes- en una descomunal mansión que se mandó a construir en Chicureo.

Por Andrea Lagos. Fotografía: Renato del Valle. Producción periodística: Viviana Flores. Producción fotográfica: Claudia Peña

En 1991 Anita Alvarado quebró el chanchito. Con las monedas del ahorro que había guardado en greda, compró un pasaje hacia Japón. Tenía 19 años, había tenido dos hijos –que dejó en Chile al cuidado de su mamá– y no sabía hablar ni inglés ni japonés, pero se las arregló para ubicar a una colombiana a quien le dijo: “Oye, linda, soy chilena, ¿dónde puedo trabajar?” Al día siguiente estaba instalada con una minifalda, “sirviendo tragos, encendiendo cigarrillos y animando la conversación”, en el snack Angel –una especie de bar– de la provincia de Aomori.

Como tantas veces lo haría después, él la siguió para prometerle que “nunca más”, “que le pidiera lo que quisiera” y que por favor “se casara con él”. Y en el paradero 24 de Gran Avenida se casaron por la ley y ante Dios por el rito pentecostal.

Al mes siguiente él regresó a Oriente y ella se quedó en Chile con sus dos hijos. Desde el país de los ojos rasgados, Chida le depositaba cien mil dólares al mes, con lo que Anita se daba la gran vida y, a escondidas, construía la inmensa mansión que hoy ocupa en Chicureo. En total, estima que recibió cinco millones de dólares en cuatro años. Pero hace unas semanas despertó del hechizo: el millonario Yuji Chida era un estafador que desfalcó a una empresa de construcción japonesa, algo así como si en Chile hubiera dejado en la ruina a COPEVA.

Anita dice que recién se enteró por televisión de la verdadera historia de ese hombre que se hacía el enfermo de cáncer, el huérfano y el necesitado de afecto. “Yo, desde los cinco años, decía que me iba a casar con un viejo rico, que iba a tener una tremenda casa y que iba a contratar a muchos empleados, pero nunca, ni en mis peores pesadillas, figuraba esto que me pasó”, se lamenta Anita antes de lanzarse a explicar su noticiosa historia de amor, que de amor poco tiene.

Welcome to Japan

–¿Cómo se te ocurrió ir a Japón?
–El sueño de todos los jóvenes de mi barrio era salir de Chile. Queríamos ver qué pasaba en otros lados. Y las noticias anunciaban en la tele el milagro económico japonés. “La papa está en Oriente”, decíamos.

–No sabías nada de japonés, pero igual te fuiste, ¿a qué?
–A la vida. Por mis hijos, me iba a arriesgar sí o sí.

–¿De dónde sacaste la plata para el pasaje?
–Yo decoraba y reparaba porcelana. Ahorraba en un chanchito todos los pesos que me sobraban de la compra de pañales y alimento para mis hijos. Luego, averigüé el listado de países en los que no se necesitaba visa. Ahí salió Japón. “Vamos para Japón”, me dije. Y fui. Llegué sola al aeropuerto, no había nadie esperándome. Busqué latinos. Los encontré fuera del aeropuerto, donde siempre se reunían.

–¿Ahí empezó todo?
–Ahí empezó. Una colombiana que trabajaba en un snack me sugirió que pidiera trabajo ahí. Encontré pega al tiro, por suerte.

“En el snack –dice Anita– la pregunta clave era ‘¿Qué se va a servir?’ Y mientras le traían el trago –que valía en plata chilena como trescientos mil pesos– uno le metía conversa al cliente. Si habían más mujeres disponibles también lo acompañaban, le encendían el cigarrillo, lo atendían, nunca se le dejaba solo. No se le podía ofrecer el pecho ni permitir que a una le corrieran mano. Estaba prohibido. El que te quería tocar un pecho tenía que pagar millones”.

–¿Eran como geishas posmodernas?
–No, si fuera geisha sería la puta más cara. Ellas estudian desde los trece años para hacer feliz al hombre, para consentirlo, para no llevarle la contra, para caminar siempre detrás. Oye, yo no voy a hacer feliz a un tonto si a mí no se me antoja.

–Están pasadas de moda, ¿no?
–Quedan pocas, son muy caras y para mi gusto, muy feas.

–Ustedes, ¿cómo iban vestidas?
–Con ropa de uno, porque ésa era la atracción. Ellos están acostumbrados a la japonesa fría, bien tapada, muy seriecita. Yo tenía una compañera que tenía un novio japonés –teníamos muchos novios todas– que andaba baboso por su trasero. Un día ella le pidió un abrigo de piel largo, y como le trajo uno corto se lo tiró por la ventana, hasta que al día siguiente le trajo lo que le había pedido. Todos eran así. Babeaban y cuál de ellos te regalaba más cosas.

–¿Cuántos novios tenías tú?
–Ni siquiera te puedo dar un número, porque no eran novios estables. Claro que no me acostaba con ninguno. Si ellos te pedían ser tu novio, tú les decías que sí y punto. Así se quedaban felices y dejaban de molestarte.

–¿Ellos se enteraban de que tenías tantos novios?
–Jamás. Acá en Chile se usa mucho que las parejas se visiten en el trabajo. Allá en Japón eso ni siquiera se piensa. El trabajo es el trabajo, la casa es la casa, el poto es el poto.

–¿Y qué clase de regalos pedías?
–A veces ni pedía, me llegaban. En uno de los snacks donde trabajé yo era la única extranjera y como las mujeres orientales tenían mala suerte con sus coterráneos, yo me llevaba todos los regalos.

–¿Qué les gusta a los japoneses de las latinas?
–Nuestra personalidad. Somos caprichosas, orgullosas y peleadoras. Ellos no están acostumbrados al escándalo y eso los vuelve locos. Ganábamos de tres a cuatro millones de pesos mensualmente.

Casada con Yuji Chida

–¿Cómo conociste a tu marido?
–Él había ido bastantes veces al local, pero yo no lo atendía porque me caía mal su facha y el modo de mirar en menos que tenía. Un día faltaron niñas al snack y me pidieron que me sentara con él. Yo dije que no quería, que me caía mal, pésimo, pero como no había quién lo atendiera, tuve que hacerlo. Al rato, dándoselas de macho, me invitó a comer.

–¿Qué comieron?
–Yakitori, algo así como los fierritos chilenos. Al día siguiente me invitó al Hotel Gran Aomori, a conversar.

–¿A conversar?
–A conocernos más y a comer de nuevo. Ahí empezaron los besitos y el pololeo.

–¿Era guapo?
–Él era muy especulador. Andaba con buenas pintas, relojes caros, zapatos elegantes y daba propina hasta por si acaso, cosa que no se acostumbra en Japón. Y la primera vez que salimos de día, me llevó a comprar ropa. Me vestí de pies a cabeza. Primero le decía “Hey, no, no, gracias, con esto es suficiente”, pero él insistía “Anita, compra”. A las dos semanas me estaba pidiendo matrimonio.

–¿Quedó encantado contigo?
–No creo. Él necesitaba casarse para conseguir otras cosas después. Ahora me doy cuenta que yo era el puente para que tuviera casas, propiedades, empresas, lujos, porque me traspasaba fondos a mí y así sus estafas podían pasar inadvertidas. Pero fui más rebelde de lo que él pensaba. Yuji Chida se equivocó conmigo: yo no era la geisha que él pretendía.

–Y un buen día Yuji alzó las manos y tú te viniste a Chile…
–Tenía dos opciones: quedarme allá y dejar que me pisoteara o venirme. Y mejor me vine. Pero al mes siguiente la lindura llegó aquí.

–¿A la casa de tus papás?
–No, al aeropuerto. Suena el teléfono a las seis de la mañana. “Anita, hay un japonés al teléfono y dice que es novio suyo”, me dijeron. “Anita, novio”, balbuceaba. Conversamos, me pidió perdón y vuelta de nuevo. Me dijo que haría todo lo que yo quisiera siempre y cuando nos casáramos. A los diez días estaba todo oleado y sacramentado. Se llevó todos los papeles para que el matrimonio también fuera válido en Japón.

–Tú en Chile, él en Japón. ¿Por qué vivían separados?
–Vivimos juntos un mes y después se fue a trabajar a Japón, mientras yo me quedaba con mis hijos a los que tanto les había faltado. Para mí con el tiempo se hizo un desconocido. Venía cada tres meses o yo iba para allá. Este año él tenía decidido venirse a vivir a Chile.

–Ahora está preso, ¿no te da pena?
–No me interesa en lo más mínimo, ya he tenido bastantes problemas por su culpa.

–¿Te siguió aforrando coscachos luego de casados?
–Sí, pero igual yo me defendía, me paraba de uñas. Era muy celoso y no me dejaba compartir con mi familia. Yo tengo mis hijos y, si no duermo con ellos, por lo menos me gusta tenerlos cerca. A él no le gustaba eso. Además tuve que esconder al tercero, al más chiquito, que tiene dos años, para que no se diera cuenta de que lo había tenido con otro. Él se quedaba a lo más quince días, y en esos días a mi pequeño lo mandaba adonde mi mamá. Y listo. ¿Con los amigos? ¡Horrible! Yo no podía invitar a nadie porque ponía mala cara.

–¿Nunca pensaste que hubiera algo turbio en el japonés?
–No, nunca. No me interesaba su vida, porque tampoco me casé enamorada. Había muy poco amor y muchísimo interés.

–¿Él sabía que tú no lo amabas y que sólo querías su plata?
–Cuando el hombre sabe eso tiene que ser muy estúpido para seguir el juego.

–¿Cómo le sacabas cosas? ¿Lo adulabas?
–No lo engrupía, ¡no! Yo era tal como soy, no mentía. Como tú me ves, yo era con él. Pero no le bastó la verdad. Yo ahora me enteré que tenía otras mujeres, que les regalaba relojes, dinero, joyas. Me dolió que me haya puesto el gorro con otras tipas. Te pueden hacer lo que sea, pero eso no. Fue cochino. Él me pintó un mono de súper enamorado y que estaba enfermo de cáncer al intestino. Se hacía el grave y me puso el gorro heavy. En la televisión japonesa salió el listado de mujeres, su biotipo preferido –colombianas y brasileñas– y a cuál de ellas le dio el regalo más caro. Yuji Chida fue un chancho asqueroso.

–Pero tú le pagaste con la misma moneda.
–Ninguna mujer vive sexualmente del teléfono, ¿tú sí?

–Ninguna mujer. ¿Cuántos días al mes se apersonaba Yuji?
–Venía una semana, dos. Yo hasta me propuse tener hijos con él, pero la relación cada vez iba peor. Cuando se acabó el amor, miré para el lado. De hecho ahora estoy embarazada. No se me nota, pero tengo cinco meses.

–¿Quién es el padre?
–Un huevón que no vale la pena mencionar. Y tampoco vale la pena gastar tinta en él.

Los millones

–¿Cuánta plata te mandaba tu marido?
–Cien mil dólares al mes. A veces se lucía con doscientos mil dólares. Nunca dejó de mandar. En total yo estimo que durante los cuatro años me envió cinco millones de dólares.

–¿Por qué te mandaba esa plata?, ¿era un trato?
–De puro fantoche que era. Él me mandaba los dólares para dárselas de gran señor. La verdad es que era un gran cachiporra, nada más.

–¿Casarte por interés fue venderte?
–La mayoría de las mujeres se casa porque el tipo tiene un bonito auto y una casa normal. Ellas se arriesgan por poco. Igual es interés, pero no lo confiesan como yo. Después se separan y la casa y el auto siguen siendo de él y ¿qué ganaron? Sólo perdieron años de sus vidas. Yo, en cambio, me aseguré hasta la muerte.

–¿No te da miedo que Chida salga libre, que venga a tomar todo, que te deje en la calle o que te mate?
–Yo debería haber nacido hombre no mujer, porque nunca le he tenido miedo a nada ni a nadie. Él no tiene cara ni para asomarse, porque lo descubrí en demasiadas mentiras. Yo sí que puedo dar la cara. Me hizo vivir un tremendo sueño, muy bonito, pero la verdad es más intensa.

–¿Cuántos años le quedan preso?
–Dicen que siete años. Poquito. Puede salir antes si contrata a un buen abogado.

–Y a ti con un buen abogado, ¿te pueden quitar los millones?
–Tengo la certeza de que no. En Japón dicen que los accionistas van a cubrir la pérdida porque, al final, fue un descuido de ellos mismos.

–¿Y dónde tienes la plata?, ¿es verdad que te la gastaste?
–Me la comí, me la tomé y me la bailé. A los que no tenían casa en mi familia, les dije: “tomen, cómprense una”.

–¿Tan generosa eres?
–A la gente le cuesta entender que cuando uno ha nacido pobre, cuando uno lleva la pobreza en el corazón, no puedes luego tener dinero sin compartirlo. Cuando mis papás no te nían, los vecinos estaban ahí. Y no esperaban que uno les pidiera, llegaban solos. Mi papá se levantaba a las cinco de la mañana para hacer pan y venderlo. Yo le robaba los panes para darle a mis amigas, porque sabía que pasaban hambre. Cuando uno nace con eso, es difícil que luego tenga dinero y se haga la tonta.

–Anita, perdona que insista, ¿dónde está el dinero?
–En esta casa, mira.

La mansión de Chicureo

“Cuando vivía en La Florida me arriesgué a construir esta mansión. Llevo menos de un año ocupándola. Tardaron año y medio en construirla. Esta casa era una sorpresa que yo quería darle a mi marido. Como me daba tanto dinero pensé en lo que siempre había soñado. Si yo no hubiese ido a probar suerte a Japón, estaría en una mediagua del Hogar de Cristo”, afirma Anita.

–¿Y ahora cómo piensas mantener todos estos metros cuadrados?
–Con los negocios. Tengo un restorán bailable, El Delirio Caribeño, y no te digo como está de gente. Además instalé un centro médico.

–¿Qué haces en esta tremenda casa?
–Puro pasarlo bien. Me meto a la piscina, todos los días me levanto a la hora del queso y duermo, duermo y duermo.

–¿Por qué tanto sueño?
–Porque salgo de noche y me gusta mucho tomar.

–A tus ex vecinos de la Gran Avenida, ¿los invitas?
–No a todos juntos, pero mis hermanas han traído a los niños más pobres de la Iglesia Pentecostal. Además, las personas que trabajan conmigo es pura gente con la que me crié. Yo sé que necesitan, ¿para qué me voy a hacer la cuica? Yo nací igual que ellos, pero tuve más suerte. Egoísta sí que no soy. Nunca. La gente que no comparte se arruina: una noche cualquiera chupó más de la cuenta, manejó cocida y se murió, ¿y el dinero lo disfrutaron?, ¿gozaron? Yo sí que gozo.

El placer

“Me gustaría tener un hijo de cada país. Me gustaría tener hijos blancos, amarillos, rojos y negros. Voy a tener ocho hijos para que me salgan todos bonitos y diferentes. Yo amo estar embarazada, pero no por eso le voy a negar el derecho a la gente que quiere abortar. La pastilla del día después es perfecta, porque uno se condorea a cada rato. Los niños sólo hay que tenerlos sólo si uno está segura que va a amarlos”.

–Por curiosidad, ¿Quién es el padre de tus hijos?
–Son todos de parejas distintas.

–Tú que eres tan internacional, ¿cómo ves al chileno?
–Son muy responsables. Pueden separarse, pero nunca van a dejar de ayudar a sus hijos ni de darles cariño.Yo he tenido muchos amores de otros países y ellos sí que son unas bestias: te dicen chao y chaíto no más. No están ni ahí con los hijos. El chileno puede terminar contigo, pero nunca con sus hijos.

–¿Y entonces por qué no te quedaste con uno nacional?
(Con los nudillos de su puño derecho, Anita golpea rapidito la palma de su mano izquierda).

–¿Qué significa eso?, ¿son malos amantes?
–El único chileno con el que estuve no me calmó sexualmente. No fue suficiente para mí. No te digo más para no herirlo.

–Desde una cierta perspectiva tú has tenido “mal ojo” para el amor, ¿miento?
–No malo, pésimo ojo. Han transitado por mi vida una cantidad de tipos de los que nadie se podría enamorar, excepto yo. Salvan para el vacilón o la noche, pero ¿para la vida?

–¿Nunca te has enamorado?
–Oye, yo me enamoro todos los días de personas diferentes, pero he tenido mala suerte. Sacando la cuenta de los hombres que he tenido han sido todos feos, y ni siquiera feos moderados… ¡horripilantes! Onda ¡agk!, qué asco. Claro, a veces uno toma embellecedores: con unas copas en el cuerpo, hasta un quirquincho es buenmozo.

–¿Has invertido en tu cuerpo?
–Me puse silicona en los pechos pero con mi plata, no con la de mi marido. Los tenía chicos así es que me los agrandé para mi ego personal. Ahora pienso que tenía los pechos más bonitos cuando eran naturales.

–¿Estás arrepentida?
–No, pero cambió la forma de sentir. Levemente, pero cambió.

–Y, finalmente, ¿cómo te estás tomando toda esta historia?
–Me siento satisfecha por mí, pero no por lo que está pasando. No es rico. Yo lo he sabido tomar con humor, con risa, pero no es rico. Duele. El costo personal de todo esto ha sido tremendo, aunque yo me cague de la risa.

–¿Lo volverías a hacer?
–Quinientas veces más y con cero remordimiento. Eso sí, siempre que no tuviera nada que ver con este fraude. No estoy arrepentida. Al fin y al cabo salí ganando, porque mi marido me lo dio todo. Digan lo que digan yo no soy ninguna geisha, ninguna prostituta. Tampoco soy ni fina ni elegante: soy sólo yo, Anita Alvarado y punto.


COMENTARIOS